Les Goudes

" Tírate en Les Goudes" es un dicho de Marsella. Es decir, la impresión del fin del mundo que surge de este lugar mítico de la ciudad Foceana. Este barrio del 8º distrito de Marsella ofrece un ambiente espectacular y auténtico frente a las puertas de las calanques. Un pequeño puerto tradicional que todavía sirve de refugio a algunos pescadores, el lugar es asaltado durante el verano hasta el punto de que el tráfico es difícil y el aparcamiento cuesta mucho. Sin embargo, para los que han podido llegar temprano, vale la pena.
Además del pintoresco paisaje y la vista impresionante, muchos bares y restaurantes dan la bienvenida a los visitantes en este lugar único de cobertizos. La colina tiene restos de fortificaciones de la Segunda Guerra Mundial, así como una vista panorámica sobre la Bahía de Marsella, la isla de Maire y el archipiélago de Riou. Les Goudes es a la vez la puerta de entrada a las calanques y el lugar donde se inicia el itinerario hacia el Macizo. Pero también un paraíso para nadadores, pescadores, buceadores, amantes de los magníficos paisajes.... En definitiva, para casi todo el mundo. Sólo el flujo de turistas y caminantes parece poder perturbar la legendaria tranquilidad de este pequeño puerto marsellés al otro lado del mundo.
 
En Les Goudes, se puede nadar en casi cualquier lugar. Depende de la inspiración y de las posibilidades de cada uno, un pedazo de roca se convierte en una playa efímera. Pero para los más desconfiados, una playa muy pequeña se encuentra abajo, a la entrada del pueblo. El acceso es por escaleras.

Calanque de Samena

Justo antes de llegar a Les Goudes, un pequeño camino se desvía a la derecha y permite el acceso a la Calanque de Saména. Conocido y apreciado por la gente de Marsella, este lugar ofrece un paraíso de tranquilidad a todos los que quieren escapar de las playas llenas de gente. También es un lugar donde los nudistas se reúnen. De hecho, las grietas de las rocas y el relieve escarpado ofrecen refugios naturales para los naturistas con relativa discreción.
Una pequeña playa de guijarros esta ubicada debajo de la terraza del bar restaurante. La playa no está supervisada y a veces es muy difícil nadar en las rocas adyacentes. Tengan cuidado antes de entrar en el agua para anticipar cómo salir y desconfíen del agua, que puede estar fría. Sin embargo, el sitio es uno de los más bellos de Marsella. Qué placer saborear la frescura de la terraza después de un día en la playa. La vista desde aquí al atardecer es simplemente suntuosa.

La playa de la Baie des Singes

En Les Goudes, frente a la isla de Maire, se encuentra la magnífica Baie des Singes. La última frontera de Marsella, el fin del mundo. Protegida de la alta mar por un dique, el agua está siempre más fresca, pero el ambiente es siempre de ensueño. Y hasta el más harto de los marselleses no se cansa de ella.
Pequeña, a menudo llena de gente en verano, es sin embargo agradable, sobre todo durante la semana, porque el fin de semana es casi imposible llegar ahi. El entorno es magnífico y bien conservado con esta roca blanca típica del Macizo de las Calanques, la isla de Maire en frente completa esta vista impresionante.
Un poco más abajo de la bahía hay un restaurante con una hermosa playa privada.

Itinerarios cerca de la ubicación

Infos prácticas

Lista de los accesos

Servicios