La Catedral de Santa María la Mayor

La Catedral de Sainte-Marie-Majeure está situada fuera del centro de la ciudad, en una explanada, entre los barrios del Puerto Viejo, Le Panier y La Joliette. Llamada Catedral de la Major por los marselleses, está situada a dos pasos de la MUCEM y del Fuerte Saint Jean.

Es uno de los emblemas de Marsella porque la Catedral de la Major es única y representa todo el poder de la ciudad. Es el lugar ideal para rezar en Marsella.

Es la única catedral construida en Francia en el siglo XIX. Sus espectaculares dimensiones son similares a las de la Basílica de San Pedro de Roma, lo que le permite acoger hasta 3.000 personas. Este exceso tenía por vocación mostrar el poder de la ciudad Foceana, visible desde el mar.

Construida en estilo bizantino, es una de las iglesias más grandes de Francia. Fue construida durante 40 años, entre 1852 y 1893, cuando Marsella era el primer puerto de Francia y servía como puerto de escala para barcos de todo el mundo.

Una joya arquitectónica

La Catedral de la Major se compone en realidad de dos iglesias que se han superpuesto de alguna manera: la antigua y la nueva Major. Se encuentra en una explanada a la entrada del puerto y cerca de la base de la antigua Marsella, donde se han construido edificios religiosos desde el siglo IV.

La antigua Major es la iglesia más antigua de Marsella. Fue edificada en el siglo IV antes de ser reconstruida en los siglos XI y XII tras los ataques de los sarracenos. Es una catedral de arquitectura románica construida con piedras rosadas de las canteras de La Couronne. Se compone de un coro, una bóveda con cúpula y media cúpula. El campanario fue añadido en el siglo XIV.

La construcción de la nueva Catedral comenzó el 26 de septiembre de 1852. La primera piedra fue colocada por el mismo Napoleón III! La construcción duro más de 40 años y se termino en 1893.

Durante la construcción de la nueva catedral se descubrió un baptisterio paleo-cristiano. Data del siglo V. De forma cuadrada, incluye un altar y está decorado con magníficos mosaicos.

La Major combina los estilos romano y oriental, abriendo así una puerta cultural hacia el este.

También tiene campanarios y cúpulas. Una vez dentro, se puede admirar su arquitectura única y majestuosa: las arcadas bizantinas, estatuas y magníficos mosaicos. Los materiales elegidos son iguales a su exceso: mármol blanco de Carrara, pórfido, ónix de Italia y Túnez, mosaicos de Venecia y piedras verdes de Florencia.

Bajo los arcos, 7 estatuas representan a Jesús, rodeado de 3 de sus apóstoles: Pedro, Pablo y Lázaro, y 3 de sus discípulos Marta, Maximín y María Magdalena. Por último, en la explanada se encuentra la estatua de Monseñor de Belsunce, figura emblemática de la época de la Gran Plaga que asoló Marsella en 1720.

Varios arquitectos se sucedieron a lo largo de la construcción. Léon Vaudoyer, padre del historicismo, diseñó la planta de cruz latina en estilo romano-bizantino. En 1872, Henri Esperandieu lo reemplazó, hasta que en 1874 fue reemplazado por Henri Antoine Révoil, quien terminó de completar la catedral.

El 30 de noviembre de 1893 entregó oficialmente las llaves a Mons. Jean-Louis Robert.

Las dimensiones finales de la Catedral de la Mayor la convierten en una de las catedrales más grandes del mundo: 142 metros de largo, 60 metros de altura de sus torres, 20 metros de altura de su nave y 70 metros de altura de su cúpula central y más de 17 metros de diámetro. Testimonio de la historia de Marsella, fue clasificada como monumento histórico en 1906.

Hoy en día, no se puede visitar Marsella sin maravillarse con La Major.

Itinerarios cerca de la ubicación

Infos prácticas

Lista de los accesos

Servicios