Ya no se presenta, es allí donde, según la leyenda, comenzó la Historia de Marsella. Antiguamente denominado Lacydon, el Puerto Viejo es, como su nombre indica, el más antiguo de la Marsella y el corazón palpitante de la Ciudad Foceana desde hace siglos.

Hoy en día, es uno de los lugares más emblemáticos de Marsella. Es el punto de encuentro natural de todos los marselleses y visitantes. Aquí se puede sentir el ambiente de Marsella, entre el mercado de pescado y la animación del centro de la ciudad. En las noches de partido del Olympique, los bares de Marsella transmiten el partido y los aficionados vienen a celebrar las victorias en el Puerto Viejo.

Si desean visitar Marsella, es en el Vieux Port donde encontrarán las taquillas y el punto de partida de muchas excursiones: si se preguntan qué hacer en Marsella, el Petit train de Marseille les llevará a través de la ciudad para descubrir los lugares turísticos, pueden visitar las islas de Marsella y las calanques, alquilar un barco....

Muchos monumentos de Marsella están cerca. Las atracciones que no se pueden perder son el Fort Saint Jean, la Iglesia de Saint Ferréol les Augustins, la Catedral de la Major....

También se puede alquilar un segway para visitar la ciudad de una manera diferente. Adelante, no es tan complicado ;-) Por otra parte, también es posible el alquiler de bicicletas.

Por último, si todas estas excursiones les han dado hambre, han llegado al lugar adecuado. Aquí es donde se encuentra la mayor cantidad de restaurantes de Marsella!

Pero volvamos al Puerto Viejo y a su historia....

Fundación de Massalia: La leyenda de Protis y Gyptis

Marsella y su puerto son veintiséis siglos de historia común, porque según la leyenda la ciudad nació aquí a orillas de esta cala pantanosa. Puerto ideal para protegerse del mar y de los enemigos, la calanque de Lacydon fue adoptada por los colonos griegos que crearon allí Massalia. El lugar que se escogió desde el mar refleja las preocupaciones y la lógica de estos marineros. La leyenda (que aún hoy se debate) nos dice que Protis de Focaeo, en Grecia, fundó la ciudad hacia el año 600 a.C. Aristóteles en su "Constitución de Marsella" nos habla de este episodio legendario:

"Los Foceanos que fundaron Marsella eran comerciantes de Jonia. Un día, el rey Nannos -así se llamaba- recibió a Euxène de Focea. Sin embargo, el mismo día de su llegada, Nannos celebraba la boda de su hija. De hecho, Euxène estaba invitado a participar en el banquete de bodas. La boda se celebraba de la siguiente manera: después de la comida, la novia entraba en la sala de ceremonias y ofrecía una copa de vino al que se convertiría en su marido. Cuando la jovencita entró, le dio la copa, ya sea por casualidad o por una razón que depende de ella, a Euxène. El nombre de la chica era Petta. Una vez hecho esto, el padre, creyendo que esta ofrenda correspondía a la voluntad divina, consintió en esta unión. Por lo tanto, Euxene aceptó a Petta como su esposa y vivió con ella, no sin haber cambiado su nombre por el de Aristoxeno. Todavía hay una familia en Marsella que desciende de esta mujer: los Protiades, Protis siendo hijo de Euxène y Aristoxéne. »

Justin, en su recopilación de cuentos filipinos, repite a Aristóteles cambiando los nombres: Petta se convierte en Gyptis y Euxène se llama Protis (el primero). La tribu del rey Nunn eran los Segobriges, un pueblo celto-ligure. Protis recibió en dote la cala en la que fundó la ciudad que se convertiría en Marsella. Los templos se construyeron en homenaje a Artemisa y Poseidón, los otros marineros griegos se unieron a las mujeres locales. Este fue el comienzo de la ciudad estado de Massalia. Los galos adoptaron la cultura griega más avanzada. Marsella permaneció durante mucho tiempo como una pequeña Grecia en medio de la Galia bárbara. Unos años más tarde, sin embargo, surgieron tensiones entre las tribus celtas de Liguria y los cada vez más numerosos colonos griegos. A partir de entonces, la ciudad no dejará de vivir bajo este peligro.

El Viejo Puerto en la historia de Marsella

La entrada al Puerto Viejo estaba protegida por una cadena pesada que se extendía a cada lado al caer la noche. Fue robada por los españoles durante el ataque y saqueo de la ciudad en 1423. La famosa cadena se cogió como un trofeo y sigue en la Catedral de Valencia.

Los muelles fueron construidos entre los siglos XV y XVII. A finales del siglo XVI, se construyeron los dos edificios más antiguos de la ciudad: el Hôtel de Cabre y la Maison Diamantée, que es una visita obligada en Marsella.
En 1666, Luis XVI ordenó la ampliación de la ciudad: las murallas fueron demolidas y la ciudad pudo finalmente extenderse a todas las orillas del puerto. De hecho, durante siglos, Marsella fue una gran ciudad en un espacio muy pequeño. La ciudad, asfixiada por sus murallas, ofrecía un espacio limitado y se había vuelto demasiado estrecha para contener su expansión.

El Fort Saint Jean y el Fort Saint Nicolas fueron creados en el siglo XVIII, ofreciendo una protección digna a este puerto estratégico. En 1719, las instalaciones sanitarias de Friuli, en las islas de Marsella, fueron construidas para facilitar la cuarentena de los marinos que llegaban de tierras lejanas. Desafortunadamente, este ingenioso dispositivo no fue suficiente para contrarrestar la terrible epidemia de peste negra que devastó la ciudad poco después, en 1720.

La Revolución Industrial y el fin del carácter central del Viejo Puerto

Sin embargo, la ampliación del Puerto Viejo ha sido planificada y deseada desde hace mucho tiempo, pero no se ha materializado a pesar de los numerosos y abundantes proyectos en este sentido. Pero, hacia 1840, el pequeño puerto ya no podía contener el tráfico marítimo que se había vuelto demasiado intenso. Convertido en el segundo puerto más grande de Francia, Marsella se convirtió en una prioridad nacional. Fue el gobierno el que finalmente decidió y ordenó la construcción de la Joliette en 1844. Para conectar el nuevo puerto con el antiguo, se estableció una nueva ruta: la rue Impériale, ahora conocida como rue de la République.

En 1849, las aguas del río Durance llegaron a la ciudad. Fue un gran suceso en la historia de Marsella, que fue honrado con la construcción del Palais Longchamp en 1869. Así comenzó la expansión industrial de la ciudad Foceana. Las fábricas de conservas, los molinos de aceite, las fábricas de jabón, las refinerías de azúcar, los molinos de harina se desarrollaron rápidamente....

En 1845, la Estacion Saint Charles fue construida sobre una colina, facilitando el acceso a la ciudad y el transporte de mercancías. En 1848, se construyó la Promenade de la Corniche y aparecieron los servicios de ómnibus y tranvías. La cuestión del transporte se volvio crucial en este territorio en expansión. A finales del siglo XIX se produjo el apogeo de la ciudad. Como "puerto comercial internacional" y "gran puerto de pasajeros", el puerto de Marsella era la conexión con las colonias del norte de África y del Extremo Oriente.

La sardina que bloqueó el Viejo Puerto

Esta expresión ("la sardine qui a bouché le Vieux Port"), bien conocida en toda Francia, simboliza la exageracion del pueblo de Marsella. Esta expresión popular, que apareció en el siglo XIX, significa "una historia halucinante", pero se basa, sin embargo, en una historia real.

Todo comenzó en 1779, en medio de la guerra contra los ingleses. Se firmaron acuerdos para la liberación de prisioneros de guerra entre los dos campos enemigos. Los prisioneros franceses liberados en virtud del acuerdo se embarcaron en la fragata "la Sartine", que lleva el nombre del Ministro de Marina de Luis XVI. Para evitar ser atacados por los barcos ingleses que controlaban el Mediterráneo en ese momento, el barco enarbolaba una bandera blanca para asegurar su integridad durante el viaje. Desafortunadamente, en circunstancias que aún no están claras, el barco fue atacado por dos ráfagas de cañones por la flota británica frente al Cap Saint-Vincent. El comando de La Sartine murió en este ataque y la nave sufrió graves daños. El 17 de mayo de 1780, la Sartine llegó al puerto de Marsella. El imponente barco encalló a la entrada del puerto, y debido al tamaño de su casco y sus mástiles paralizó temporalmente la actividad portuaria de la ciudad.

El humor y la alegría de la gente de Marsella hicieron el resto. La historia es ahora un símbolo para los marselleses, que siempre se burlan de los "extranjeros", pero también para el resto de Francia, que la ve como la personificación de la exageración marsellesa.

El Viejo Puerto hoy en día

El Puerto Viejo, que ha perdido su dimensión económica central, se ha convirtiendo en un centro social y cultural de la ciudad. El tradicional mercado de pescado y sus barcos de pesca conservan la imagen de una ciudad frente al mar. Los bares y restaurantes a ambos lados del río lo convierten en un lugar imprescindible para pasear.

En 2012, las plataformas se convirtieron en semi peatones para el evento "Marsella, Capital Europea de la Cultura 2013". La transformación del Puerto Viejo estará completamente terminada para el año 2020.

Itinerarios cerca de la ubicación

Infos prácticas

Lista de los accesos

Servicios