Del hospicio al museo

Lugar emblemático de la antigua Marsella, la Vieille Charité se encuentra en el el barrio Le Panier, que es el centro histórico de la ciudad. Se puede visitar desde la rue de la Charité, cerca de la Catedral de la Major, en el 2º distrito. El complejo también cuenta con no menos de 4 museos, el mínimo para un lugar tan cargado de historia como éste. Pero en esa época, era el lugar donde se encerraban los mendigos de la ciudad Foceana.

Nacimiento de la Vieille Charité

Todo comenzó en 1640, tras un edicto real destinado a "encerrar a los pobres y mendigos", el municipio decidió construir la Vieille Charité para acoger a los más desfavorecidos. El proyecto estaba en dificultades y fue en 1670 que Pierre Puget, un joven local y arquitecto del Rey, dibujó los planes de lo que fue uno de sus mayores logros. La construcción se extendió de 1671 a 1745. El edificio acogió a los mendigos de la ciudad durante más de un siglo hasta la Revolución Francesa, momento en el que se convirtió en hospicio. En 1905, La Vieille Charité fue utilizada por el ejército. Luego, en 1922, se utilizó como alojamiento social para las personas cuyas casas habían sido destruidas.

En 1943, acogió a algunas familias que habían sido evacuadas antes de la destrucción del Puerto Viejo por los alemanes.

Un toque de renovación

Casi abandonado a principios del siglo XX, fue Le Corbusier quien informó al municipio del mal estado del edificio. Por lo tanto, decidió restaurarlo.

En 1951, la capilla y el hospicio fueron clasificados como monumentos históricos. Y en 1961, los trabajos de restauración comenzaron y duraron casi 25 años después de que todos los residentes hubieran sido realojados.

Hoy

Hoy en día, este monumento de Marsella se ha convertido en un centro polivalente que reúne numerosas estructuras culturales. Lo que hace de Marsella un lugar único en muchos sentidos es, en primer lugar, la calma y la belleza del lugar, radiante. El estilo arquitectónico es representativo del siglo XVII con la magnífica Capilla de Puget de estilo barroco con su corte ovoide. La fachada frontal del edificio es del estilo del Segundo Imperio y está decorada con el tema de la caridad.  La unidad de estilo es perfecta, los edificios construidos en piedra rosa y blanca extraída de la cantera de la Corona al norte de Marsella. El edificio tiene 4 alas, abiertas al interior y con vistas a la Capilla. Tienen 3 niveles unidos por galerías.

Más que un museo, la Vieille Charité es una verdadera invitación a la relajación y al descanso. Un viaje a través del tiempo que se complementa con tantas pequeñas paradas culturales. Además de las exposiciones permanentes y temporales de los museos, el centro cuenta con un cine, una librería, un bar restaurante y un centro de poesía. Hay mucho que hacer entre el Museo de Arqueología Mediterránea, el Museo de Artes Africanas, el Museo de Artes Oceánicas y el Museo de Artes Amerindias. No olviden reservar sus entradas en la taquilla para no tener que esperar en la fila ;-)

Como habrán entendido, se trata de un lugar absolutamente esencial en Marsella. Después de una breve visita al barrio Le Panier, podrán disfrutar de la atmósfera única de la Vieille Charité, una reliquia de la historia de Marsella.

Para visitar Marsella de otra manera, ¿han pensado en alquilar una bicicleta o un segway?

El pequeño tren de Marsella también les permitirá descubrir la ciudad de una manera diferente, para el encanto de las familias.

Itinerarios cerca de la ubicación

Infos prácticas

Lista de los accesos

Servicios