El faro de la isla Planier

Situado en mar abierto, a sólo 15 kilómetros de la costa de Marsella, el faro de la isla Planier es el cuarto que se ha construido en este lugar desde la Edad Media. Cada día, su faro de 71 metros de altura ilumina la bahía con su luz y recorre el horizonte a lo largo de unos 50 kilómetros a la redonda. Construido en 1947 a partir de las ruinas de su predecesor, es ahora el único edificio funcional y mantenido de la isla. Cuando el faro fue automatizado en 1992, y la isla fue abandonada y se convirtió en un punto de referencia para los buceadores. En este mismo año, el faro fue clasificado como monumento histórico.

Un fondo marino excepcional

Aunque esta isla está prohibida de acceso, las profundidades del mar Mediterráneo que la bordea atraen a muchos entusiastas del buceo cada año. Muchos pecios están dispersos por la isla y, entre los que se han identificado, se puede explorar:

- El Chaouen, un carguero marroquí, parte del cual permaneció fuera del agua durante mucho tiempo, antes de que las corrientes lo hundieran.
 - El Dalton, un transportador de lingotes de plomo. Accesible desde la bodega trasera, se puede observar el timón y la hélice.
 - El Messerschmitt. Este avión de combate, parcialmente incrustado en la arena, muestra su motor, hélice, cañón, tren de aterrizaje y dos alas especialmente bien conservadas.

Lo que necesitan saber

Construido en un terreno de 3 hectáreas, el faro de la Isla Planier es el primer punto de referencia visual que los navegantes encuentran cuando regresan a la costa. Hoy en día, debido al extremo estado de deterioro de los antiguos laboratorios científicos y de las viviendas, el acceso a la isla está prohibido. Sólo es posible acercarse en el contexto de una práctica acuática. Sin embargo, el buceo está sujeto a condiciones: el mar debe estar tranquilo y el clima despejado para asegurar una actividad segura.

Infos prácticas

Lista de los accesos

Servicios