Notre-Dame de la Garde

Si fuera necesario presentar a Notre Dame de la Garde en pocas palabras, sería: más de 800 años de peregrinación, 157 metros de altura, una vista impresionante sobre toda la ciudad Foceana y el símbolo de una ciudad entera.
Historia de la Bonne Mère

La que llamamos la Bonne Mère ha vivido tres vidas. Construida por primera vez en 1214 -en la época era una pequeña capilla- fue reconstruida en el siglo XV antes de ser destruida de nuevo en 1853, para dar paso a una basílica más grande. El objetivo era, pues, disponer de un lugar lo suficientemente grande como para acoger a los peregrinos, cada vez más numerosos desde la aparición del cólera. En el interior, los materiales utilizados son de gran esplendor: mármol blanco de Carrara y mármol rojo de Brignoles junto a mosaicos de estilo bizantino.

Bajo la basílica, la cripta fue excavada directamente en la roca. Se terminó antes de la basílica. La diferencia de estilo entre la cripta y la basílica es notable: por un lado, la basílica con su decoración muy rica y dorada; por otro, la cripta y su decoración muy sobria, sin pinturas ni ornamentos.

La Basílica en cifras

Este monumento de Marsella está situado en la colina más alta cerca del Puerto Viejo, a una altitud de 150 metros. El campanario de Notre Dame de la Garde alcanza una altura de 41 metros. La estatua dorada de María que domina la basílica mide 11,20 metros de largo y pesa casi 9.796 kg. Fue fabricada por la empresa Christofle y necesita ser dorada con 500 gramos de oro cada cuarto de siglo.

Su construcción requirió más de 40 años de trabajo. En el interior, las dimensiones se hicieron más modestas: la nave tenía 32,7 metros de largo y 14 metros de ancho. Sus capillas laterales miden 3,8 metros por 5,4 metros cada una.
La Basílica de Marsella: un punto estratégico militar y religioso

En 1516, François I fue a Marsella y se reunió con su madre y su esposa en el santuario de Notre Dame de la Garde. Se dio cuenta de la debilidad de la ciudad: no tenía medios de protección en caso de un ataque marítimo. Consciente de la ubicación estratégica de la Colina de la Guardia, decidió construir allí un fuerte y una base militar. También ordenó la construcción de un fuerte en la isla de If, el actual Château d'If. Aún hoy, los restos de este fuerte son visibles. Y cuando se inclinan un poco más cerca, se nota incluso el escudo de armas de Francisco I: ¡la famosa salamandra! Hoy, el Fuerte ha sido transformado y ha dado paso a la tienda de regalos, estacionamiento y una nueva sacristía.

Contrariamente a lo que los visitantes podrían pensar, Notre Dame de la Garde no es una catedral, sino una basílica. Esta obra maestra de inspiración bizantina fue diseñada por el arquitecto Henry Espérandieu. En el interior domina un estilo romano bizantino con piedras decoradas con mosaicos.

En su cima, que alcanza una altura de más de 150 metros, se alza una magnífica estatua de María, protectora de la ciudad y de sus marineros. Muchos exvotos vinieron a testimoniar el apego de la gente de Marsella y de la gente del mar.

Notre-Dame de la Garde recibe un cambio de imagen

En 2001, tras un estudio en profundidad de las obras a realizar, el arquitecto Xavier David puso en marcha el inicio de las obras de restauración. Un trabajo largo y duro que duró....¡siete años!

En el exterior, la Golfalina -la piedra verde utilizada para la basílica- ha sido dañada por la contaminación. Las piedras dañadas se sustituyeron por otras piedras resistentes a la contaminación. En el interior, los mosaicos han sido alterados a lo largo de los años. Por lo tanto, su restauración fue confiada a un mosaiquista marsellés nativo, Michel Patrizio.

Visitar la Bonne Mère

Desde el 18 de junio de 2013, Notre Dame de la Garde tiene su propio museo. Un lugar que recorre la historia de este lugar, desde su nacimiento hasta hoy.

Figura emblemática de la ciudad, la basílica atrae a millones de visitantes cada año, tanto por su visita y su lugar en la historia de Marsella como por el extraordinario panorama que ofrece sobre toda la ciudad.

Si hoy la vista desde la cumbre sigue siendo impresionante, hubo un tiempo en el que la experiencia fue aún más memorable. Hace unos treinta años, los visitantes podían subir por una escalera dentro de la estatua de la Virgen María, que les llevaba a su cabeza. Y así era a través de los ojos de la Bonne Mère que los visitantes podían admirar la ciudad.

Para disfrutar de la vista y tomar un respiro de aire fresco, nada mejor que ir por los numerosos senderos que conducen al pie de la colina. Cuidado, la subida no es fácil y el punto de vista de la Buena Madre debe ser ganado.... o pagado. Para los que lo deseen, la basílica de Notre Dame de la Garde es accesible en autobús (línea 60) o en el pequeño tren de Marsella que les llevará hasta el corazón de la ciudad.

Uno de los favoritos de Marsella Tourisme:

Más allá de la sacralidad de este lugar para los marselleses, Notre Dame de la Garde ofrece un descanso excepcional del ruido y de las multitudes. Ya sea un día libre o un fin de semana, esta caminata les permitirá recargar sus baterías con oxígeno y ondas positivas. Y la increíble vista que ofrece realmente vale la pena!

Itinerarios cerca de la ubicación

Itinerarios cerca de la ubicación

Infos prácticas

Lista de los accesos

Servicios