Parc Borély y sus jardines

Una de las siete maravillas de Marsella para algunos, el mejor aliado del fin de semana para otros, todo el mundo disfruta de uno de los parques más populares de Marsella. En el aspecto deportivo, con sus enormes extensiones verdes donde muchos niños patearon su primera pelota. En el aspecto de la naturaleza con sus canales, donde los patos y cisnes chapotean, apenas perturbados por los visitantes. En el aspecto familiar, es un parque ideal para los niños. También en el aspecto del corazón, el Parc Borély sigue siendo el lugar de encuentro para los amantes que buscan intimidad. Este jardín está profundamente enraizado en el inconsciente colectivo de Marsella.

Todos los Foceanos pueden sacar recuerdos de este parque, ¡comenzando por uno de los más famosos! Marcel Pagnol ya contaba sus recuerdos de infancia en el Parc Borély en "La gloire de mon père".
Al principio, Louis Borély era un rico armador y comerciante marsellés del siglo XVII. Deseaba tener un dominio construido en el barrio de Bonneveine. En esa época, la bastida era a la vez un lugar para vivir y trabajar, lo que reflejaba la riqueza y el poder de sus propietarios. Louis Borély no sólo quería una bastida, sino que quería que superara a todas las demás, tanto por su tamaño como por su esplendor. Inicialmente, la bastida estaba formada por "terrenos, viñedos, prados, jardines, árboles y edificios" y luego se expandió a lo largo del siglo XVIII. A su regreso de Egipto en 1767, ahora rico y ennoblecido, Louis de Borély pudo llevar a cabo su proyecto y confió su realización al arquitecto provenzal Esprit Brun. Heredero de la finca en 1770, su hijo Louis Joseph Denis de Borély recurrió al jardinero de Embry para crear un jardín clásico.

A lo largo del siglo XIX, la ciudad de Marsella pasó a ser propietaria de la finca y pidió al famoso paisajista Alphand que creara un parque público. Este, que trabajó en particular para remodelar los bosques de Vincennes y Boulogne, concibió su proyecto con tres partes muy distintas.

La primera es un típico jardín de estilo francés, la segunda parte es un parque de estilo inglés, mientras que en el paseo marítimo hay un hipódromo. Las obras se realizaron entre 1860 y 1880. Al mismo tiempo, el Jardín Botánico Cartujano se trasladó al Parque Borély. En la actualidad, ocupa una superficie de 12.000 m² y allí se encuentran más de 3.500 especies vegetales. Desde 2004, un jardín tradicional chino complementa el parque.

Hoy en día, el Parc Borély también tiene un paseo marítimo a lo largo de la playa, que es el cruce entre la vegetación del parque y el mar en el lado de la Escala Borély. Hay muchos entusiastas del patinaje sobre ruedas. Si les apetece , siempre pueden alquilar una bicicleta o, ¿por qué no, un Vélib de Marseille? Y si les gusta hacer cosas originales, ¡el alquiler de segways es para ustedes! Pero tengan cuidado de mantener el equilibrio ;-)

Para los más deportistas, si piensan correr en Marsella durante su estancia, no busquen más, ¡es en el Parc Borély donde deben ir! Este "pequeño" rincón de la naturaleza en la ciudad ofrece el marco perfecto que lo convierte en uno de los jardines más populares de Marsella para los corredores. Sus horarios de apertura son tales que no tendrá excusa: ¡de las 6 de la mañana a las 9 de la noche todos los días!

El Parc Borély es un paseo a Marsella que es obligatorio para los que visitan nuestra bella ciudad Foceana.

Itinerarios cerca de la ubicación

Infos prácticas

Lista de los accesos

Servicios