Nos gusta hacer siesta en el sur.... Comer, beber, petanca, pasear, ver a la familia... ¡Todo esto es agotador! Por lo tanto, se requiere una siesta, ¡e incluso debería ser obligatoria!

En el sur y sobre todo en Marsella, la siesta es una técnica que requiere una cierta preparación. Forma parte de la religión de los marselleses: " No demasiado rápido por la mañana y por la tarde "!

 
Despacito por la mañana y no demasiado rápido por la tarde.

No se juega con la siesta, es una religión con sus costumbres. Les explicamos cómo practicar bien la " cultura de la siesta "!

 

 

 

 

La siesta de Vincent Van Gogh en Saint-Rémy de Provence

 

 

 

 

 

Elijan el momento adecuado: cuando disminuye la concentración en el trabajo, o si han experimentado un estrés intenso o si sus párpados se cierran. El mejor momento para descansar es durante la digestión, después del mediodía.

Elijan la duración correcta: ¡cuanto más corta sea la siesta, más eficaz será! Tomen una siesta "flash" entre 10 y 20 minutos de descanso. Y no olviden poner el despertador!

Elijan el lugar perfecto: ¡En el sur, el ambiente es ideal para una siesta! Todo está a nuestro favor! El sur es Zen, el sur es hermoso!
Si uno se encuentra en un parque, tumbado en la hierba que el sol calienta con el sonido de las cigarras, o en el borde de un árbol en un pequeño rincón de sombra fresca, para leer, o en la playa, con su cuerpo en la arena caliente, con una ligera brisa, el sonido de las olas y las gaviotas, o en un barrio de Marsella o en un parque, después de una copa en la terraza o una partida de petanca. O en su hamaca o en su sofá en casa o en la oficina. Cada uno tiene su propio universo para disfrutar de la paz y la tranquilidad!

Elijan la posición correcta: una siesta es también una cuestión de bienestar. Una siesta puede ser contraproducente, así que asegúrense de adoptar la posición correcta.
Para evitar despertar con dolor muscular, les damos las posiciones correctas para Ustedes! La mejor posición es acostarse, con las piernas a lo largo del cuerpo. Si están sentados, asegúrense de que su cabeza esté ligeramente inclinada, descansando sobre un reposacabezas u otro. Deben sentirse bien, cómodos en suposición. Su cuerpo debe estar relajado y tienen que respirar lentamente.

 

 

 

 

 

La Siest'in:

 

En el barrio de la Prefectura, encontrarán el primer bar de siesta en Marsella! Es posible comer, beber y luego ir en una cabaña para dormir! ¡Es el restaurante La Siest'in! 6 cabañas decoradas en diferentes ambientes, con camas de campaña, colchones, tumbonas o hamacas a su disposición. Precio: 5 € por media hora. Han pasado 4 años desde que este concepto de bar abrió sus puertas, y el número de dormilones sigue aumentando.

 

 

 

 

 

 

Así que no, marselleses, marselleses, no son vagos, sino personas que cuidan sus cuerpos y sus mentes. Es mediodía, es hora de un descanso. ¡Que duerman bien!